páginas

lunes, 10 de abril de 2017

Big Little Lies.



"Big little lies" (2017, David E. Kelley, Jean-Marc Vallée).

Es la última serie que he visto, miniserie de una temporada sobre la vida de varias mujeres en una localidad de California. Son mujeres con vidas "envidiables" (aunque para mi no, porque son ricas si, tienen casas de ensueño junto a acantilados y playas paradisíacas, viven comodamente pero en un pueblo en el que circulan cotilleos y mierdas varias, y esto a mi me asfixia, odio la endogamia). Algunas son directivas de grandes empresas, pero creo que es una serie sobre la sororidad (concepto que he aprendido hace poco y que significa: la hermandad entre mujeres, el percibirse como iguales que pueden aliarse, compartir y, sobre todo, cambiar su realidad debido a que todas, de diversas maneras, hemos experimentado la opresión).

Puede gustar más o menos, que te identifiques más con algunos personajes que con otros (que poco soportaba al principio al personaje de Maddie), pero lo que sí está claro es, y como dice muchas veces el personaje de Laura Dern, una mujer que dirige una empresa, tiene una familia, etc... luchan en el día a día para demostrar que pueden dirigir una empresa, cuidar a su familia, y que deben soportar las envidias y cada día demostrar que pueden. Pero también son mentirosas, manipuladoras, anteponen muchas veces la ambición "política" de estatus a la tranquilidad de sus hijos... a veces son unas hijas de puta, ¿y qué? en definitiva son humanas, con defectos, con vergüenza, con secretos.

Lo que me atrajo para ver la serie fue que era una especie de "Mujeres desesperadas" (no soy fan de la serie) pero que de verdad enseñaba los trapos sucios. La mejor trama, la de Nicole Kidman, es la de una mujer maltratada por su marido, aparentemente la pareja más envidiable pero que esconden en el interior de su casa un verdadero infierto, y la serie lo muestra, muestra lo enfermo que está él y lo enferma que está ella, y toda la mierda de una relación así de tóxica.


Enlace HBO.
Enlace IMDB.

Artículo en CANINO y en EL PAÍS.

No hay comentarios: