páginas

martes, 29 de marzo de 2016

Una mirada dentro de la mente de Charles Swan III.


La vi porque leí que Roman Coppola tenía un universo particular y bueno, salen Bill Murray y Jason Schwartzman, aunque este último a mi ya empieza a darme un poco de manía... que desaparezca un tiempo, por favor.

Va, la peli está bien, es divertida, sobre un tio muy mujeriego al que deja su novia e intenta recuperarla. Se mezcla la historia real con su inagotable imaginación. Un poco como si nos estuvieran contando la vida de Charlie Sheen de una forma más amable de lo que ha debido ser... hasta hoy.

No hay comentarios: